Operación Basura

Queridos amigos traductores de este fantástico blog de traducciones caseras de polaco:

Hoy os traigo, después de mucho tiempo sin aparecer, una traducción de un artículo periodístico publicado en Gazeta Wyborcza.
El artículo trata de la implantación de la nueva regulación europea sobre las basuras en Polonia.

Para más información sobre el tema os podéis dirigir al blog de Descubriendo Polska.
A continuación podéis leer el artículo:


Operación: Basura. Hoy comienza la revolución basurera.

Michał Wilgocki en colaboración con Eliza Kwiatkowska, Joanna Leśniewska
01/07/2013, actualización: 01/07/2013 10:46


Los municipios tenían dos años para prepararse. Algunos no lo consiguieron, otros ignoraron sus obligaciones y otros lo organizaron a última hora. Ahora empieza la siguiente carrera a contra reloj: la reforma tiene que ser útil, porque si no reciclamos nos esperan multas de cientos de millones de zlotys.

A mediados de 2011 la Dieta aprobó la enmienda a la ley de mantenimiento sobre la limpieza y orden de los municipios. Los grupos políticos PO, PSL y SLD estuvieron a favor, mientras que PiS se abstuvo en la votación (en la comisión se mostró a favor).
Hasta el momento los municipios no tenían influencia directa en lo que ocurría con la basura, incluso cada muchos hogares no tenían un contrato firmado con la empresa de recogida de basuras. ¿Qué pasaba entonces con los 300kg de residuos que produce el polaco medio al año? Acababan por quemarse o en los bosques. Incluso los camiones de basura, algunos de empresas privadas, iban a vertederos ilegales porque era más barato.
Adam Wasiak, director general de Lasy Państwowe (organización pública que cuida de los bosques polacos) reconoció que anualmente para retirar los desechos ilegales se gasta 17millones de zlotys y hay tanta basura que cargarían mil vagones al año.  Sin embargo recoger estos desechos no es el mayor problema. Para cumplir con la directiva de la unión tienen que aumentar la recuperación de recursos y limitar el almacenaje. Hasta el 2020, Polonia tiene que limitar el número de residuos en los vertederos apenas un 10% de lo que se tira al contenedor.

Construcción de contenedores y segregación de basura

El gobierno de PO y PSL propuso en 2011 el siguiente plan: construir infraestructuras modernas de basuras, motivar a los ciudadanos para que segreguen basura en casa y creamos leyes para empresarios para que no tiren la basura al bosque ni en vertederos.

El problema apareció en el primer punto porque según el antiguo ministro de medio ambiente, Andzej Kraszewskiego, para los centros de segregación e incineración había que gastar entre 40 y 50 millones de zlotys. Pero cuando se aprobó la ley en que sólo se podía llevar los desechos a los centros modernos (cosa que decide el Mariscal y el consejo regional de cada voivodato),empresas de tratamiento de basuras de toda Europa empezaron a construir en Polonia centros de segregación y propusieron a los municipios colaboración para construir incineradoras.

Por otra parte, los municipios ya se habían puesto a la cola para obtener dotaciones de la unión para construir instalaciones comunes.

A mediados de 2011 se les dio una nueva tarea a los municipios y voivodatos. Los Mariscales y los consejos regionales tenían que dividir su voivodato en regiones más pequeñas y para cada una tenían que asignar por lo menos un centro moderno de transformación de desechos. Eso evitaría lo que se denomina turismo de desechos: la basura creada en una zona debe que quedarse en dicha área, no se puede llevar a otro voivodato o al extranjero.

En cambio los municipios que se ocuparon de la basura tuvieron que preparar casi un nuevo sistema. Y por tanto, en un principio, decidir cómo sería la segregación allí y con qué frecuencia se recogería la basura a los habitantes. También tuvieron que concretar cómo sería el impuesto de basuras para los habitantes: podían recaudar una tasa de cada hogar o que dependiera del metraje del inmueble, número de inquilinos, o bien, cantidad de uso del agua. Y finalmente elegir entre las licitaciones para que las empresas recojan los desperdicios de los habitantes.

Por tanto el habitante sólo tendría que crear basura y pagar. Eso sí, un impuesto más alto que anteriormente, pero esta vez nadie podría eludir responsabilidades. A cambio del impuesto se puede producir cuanta basura se desee, y el munipio tiene que recogerlo todo. Para aquellos que declarasen que segregan la basura, el impuesto sería más beneficioso.

Podía parecer que dos años era suficiente tiempo para realizar cambios. Parece ser que algunas ciudades no han hecho sus deberes.

Tienen problemas
El fracaso más espectacular es el de Varsovia, que comenzó con el tema de las basuras demasiado tarde. Todavía a comienzos de junio parecía que la capital a última hora iba a ser capaz de realizar los cambios. Sin embargo, estos planes los entorpeció la Cámara Nacional de Apelaciones (KIO) que anuló la resolución ya realizada sobre las licitaciones para las empresas que tenían que recoger los residuos de los habitantes. KIO reconoció que Varsovia  había fomulado las condiciones de la licitación para favorecer a su empresa municipal.

Los varsovianos mientras tanto, comenzaron a anular los contratos con las empresas que hasta la fecha les había prestado servicio. Para evitar la acumulación de basura, el ayuntamiento de Varsovia propuso una solución alternativa: hasta final de año los habitantes se sirven de las mismas empresas que hasta el momento (si habían anulado el contrato lo tendrían que rehacer) y los costes los cubría la ciudad. Las nuevas reglas de la capital tienen su efecto a partir del 1 de enero de 2014. Lo mismo tuvo que hacer Poznań con las empresas de recogida de basuras, que la suministraban junto con una decena de municipios de los alrededores.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares