Gorzka Wodka y el ritual de las ceremonias polacas.

¡Buenos días, querido traductores!



Hoy por fin me he decidido a formar parte de este blog, y qué mejor manera de inaugurarlo que descubriéndoos el mundo de las ceremonias polacas. Quizá se deba a mis ganas por vestir de blanco en el altar, o lo que veo más entendible (o no): el parecido que tanto me ha llamado la atención entre el famoso Gorzka Wódka y el típico «un elefante se balanceaba» español.
A diferencia de una ceremonia española, de medio día de duración, las ceremonias polacas tienen una duración de dos o incluso tres días. Se cuenta que quizá fuese una influencia de las etnias gitanas del momento, que todavía conservan están tradición, pero lo que está claro es que bodas sólo suele haber una, y hay que celebrarlo como se merece.
Empezando por el principio, valga la redundancia. Nada de esperar a la novia en el altar. Los novios llegan a la Iglesia en un mismo coche, a ser posible adornado con todo tipo de flores y con los nombres de los respectivos novios, tradición que no se lleva a cabo en España, donde el novio debe esperar puntual e impaciente a que la novia consiga embucharse el traje que compró hace un año para el gran día y los llantos si el último botón no cierra. En Polonia no se lleva nada aquello de ser cotillas y esperar en la puerta para ver cómo lleva colocada la teja y la mantilla la madrina, para eso son más rigurosos y esperan silenciosos en el lugar de la ceremonia.
En cuanto al acto religioso en el templo, esta se desarrolla de una manera extremadamente parecida: arroz y flores al salir y felicitaciones, acompañadas del típico Sto lat (cien años que duréis). A diferencia de una boda propiamente española, las arras, que no participan durante la ceremonia, son tiradas por los invitados al salir de la misma como símbolo de prosperidad, y los regalos para los recién casados se dan este mismo día, la mayoría de las veces acompañados de flores o una botella de vino. La sesión de fotos se deja para otro día, para no hacer esperar a los invitados, algo más sensato que en España. 
A partir de ahí, la cosa se vuelve un poco menos seria: coches en fila pitando mientras abren paso al coche de los novios, y barreras de flores, premiando con una botella de vodka a todo aquel que consiga pasar esa barrera y felicitar a los novios. En nuestro país el hambre supera a todas esas ganas de acompañar a los prometidos hacia el restaurante, y el encuentro con los invitados es directamente en el salón, donde los novios entran con el típico himno nupcial (aunque ahora está pasando de moda) y donde brindan con champán, cosa que se repite en estas ceremonias polacas y donde se pone fin al protocolo.
A partir de ese momento ya se es libre de bailar, tirarse por el suelo o subirse encima de la mesa: la cosa ya no es nada seria. Como he podido documentarme, a diferencia de las bodas españolas, la relación entre los novios e invitados es mucho más estrecha: la novia lanza mediante un ritual llamado oczepiny su velo a todas las mujeres solteras del evento y el novio lanza su corbata a los de su género. Los dos afortunados comienzan un baile y… ¿Saldrá otra boda de ahí? En España lanzamos el ramo, y cuidado de que no le toque a alguien alérgico a las flores, vaya usted a saber, no le vayamos a causar una reacción en la cara con todo el maquillaje que llevan encima.
El día siguiente a la celebración de la ceremonia, los novios siguen dispuestos a seguir con su festín y realizan de manera más informal otro tipo de evento, ya sea una barbacoa o una comida más «light» para aquellos invitados más íntimos, donde también se canta, se baila, se come, y se bebe.
Y aquí os dejo la famosa canción polaca cantada en las bodas por excelencia y su traducción al inglés: como buenos traductores sabreís de lo que hablo. Si tenéis la ocasión, os animo que escuchéis el típico «un elefante se balanceaba» para que seáis conscientes de que no estoy loca, o quizá sí, pero solo un poco.
¡Que lo disfrutéis!

Gorzka Wodka
Gorzka wódka gorzka wódka,
Nie będziemy pili,
Bo nam dzisiaj państwo młodzi,
Jej nie osłodzili ! x2
Gorzka wódka, gorzka wódka,
Trzeba ją osłodzić,
Młody młodą pocałuję,
Nic nie będzie szkodzić ! x2
On jest temu winien,
On jest temu winien,
Pocałować ją powinien ! x2
Ona temu winna,
Ona temu winna,
Pocałować go powinna ! x2
U nas moda taka,
U nas moda taka,
Że całują na stojaka ! x2
Młody nie bądź cyckiem,
Młody nie bądź cyckiem,
I pocałuj ją z języczkiem ! x2
Nas uczyli w szkole,
Nas uczyli w szkole,
Że całuje się nie stole ! x2
Już będziemy jedli,
Już będziemy pili,
Młodzi wódkę osłodzili ! x2

Bitter vodka
Bitter vodka, bitter vodka
We won't drink
Because the newly-weds didn't
Sweeten it for us today!
Bitter vodka, bitter vodka
It has to be sweetened
The groom will kiss the bride
Nothing will bother
He's the one to blame
He's the one to blame
He should have kissed her!
She's the one to blame
She's the one to blame
She should have kissed him!
Here's such a vogue
Here's such a vogue
For kissing while standing
Young man, don't be a molly
Young man, don't be a molly
And kiss her with tongue!
We were taught at school
We were taught at school
That we should kiss on the table!
Now we will eat
Now we will drink
The newly-weds have sweetened the vodka!




Y ahora, os adjunto el link para que lo escuchéis, y si os animáis con vuestras dotes de cantante, ya sabéis… ;)



Comentarios

Entradas populares